Inicio

36ª Marathón MADRID 2013

"Cuando falta el pensamiento, la sabiduría no puede aplicarse, el arte no puede manifestarse, la energía no puede actuar y la riqueza es inútil" Herófilo, médico de Alejando Magno

29 de Abril, se celebra el 36 Maratón de Madrid, capital de la que fue un Gran Imperio, con sus luces y sus sombras, que parece que se desmorona por momentos, donde nunca se ponía el Sol, y ésta mañana al sol, ni está ni se le espera.

Apenas 3 grados, sensación térmica de cero grados, a las 7:20h de la mañana al llegar a Cibeles, me despojo de la ropa, y la entrego en los camiones dispuestos por la organización para guardarropía, el ambiente es plomizo y gélido, y yo ya en pantalones cortos, me pongo una bolsa de basura por encima a modo de capa para conservar el calor, pero el frío cala, estoy tiritando antes de empezar y eso no es bueno, ya estoy gastando fuerzas, es hora de activarse, ....calentar bien.... un par de rectas, evacuar los últimos líquidos, se huelen nervios y linimentos entre los participantes.

Me coloco con antelación en mi corral de salida, entre la gente se está mejor, 3 minutos antes de dar la salida, solidaridad con Boston, minuto de silencio, manos en alto formando una b con los dedos, y todos los corredores con crespón negro, momento de recuerdo general, y momento de concentración individual, en mi mente toda la gente que me apoya en la distancia, necesitaré todas sus fuerzas, en el recorrido más exigente de las maratones de asfalto en España. Un inmenso abucheo a su Excelentísima Botella me saca de, mis pensamientos; pistoletazo de salida...empieza la carrera.

9:00h Una estampida de más de 21.000 personas toman La Castellana, el recorrido pica hacia arriba, poco a poco voy entrando en calor y busco un sitio cómodo para no tropezar con nadie en la nerviosa arrancada, en el Km 6 me alcanzan las liebres que marcan el objetivo de las 3 horas, voy un poco más rápido de lo previsto, pero me siento cómodo y decido seguirlas, el recorrido es una montaña rusa incesante, largas subidas y bajadas, eso no permite fijarte un ritmo constante, así que me olvido del reloj, hasta el Km 10, que paso con 42 minutos, a estas alturas ya quedaron atrás los globos rojos de las 3:00 horas, y tengo claro que sólo me regiré por mis sensaciones, el Km 14, primer tercio del maratón, menos de 58 minutos, perfecto, voy bien, en el Km 15 como cada 5 km avituallamiento de agua y sorbo de isotónico, ya no noto el frío, el calor del público me sube los grados que necesito, los gritos, las palmas, y las bandas de Rock que la organización pone cada 4 km, hacen su efecto.

Nos enfilamos hacia el centro de la ciudad, Fuencarral, con sus atónitos travestis, Gran Via, con su edificio de la Schweppes, que dejamos a la derecha, Sol, con su reloj, y su Oso, que le falta Madroño para esconderse, el público se agolpa y jalea, al pasar por una de las calles de espadachines, me parece ver embozado en su capa, apoyado en un postigo al " Capitán Alatriste" que llevándose dos dedos a su sombrero de ala, me farfulla "no queda sino batirnos" demasiadas palabras para el parco y bravo soldado, pero que me llenan de valor para afrontar lo que me queda.

Desfilamos enseguida ante la Almudena y el Palacio de Oriente y bajamos hacia Plaza de España, allí cruzo la mirada con los glaucos ojos llenos de bendita locura de Don Quijote, que me espeta:"¿vas persiguiendo quimeras?", a lo que le contesto: "Siempre, vuesa merced", me replica altivo: "¡que la aventura guie vuestros pasos!", interrumpidos por la exclamación: "!Válgame el señor, otro que no está muy cuerdo!" de su fiel escudero, que acercándome su pellejo de vino me ofrece el mejor isotónico posible.

La media Maratón nos espera en la calle Ferraz, 1:27:39, mucho mejor de lo esperado, llevo un buen colchón para el duro final, pero solo estamos a la mitad, desde ahí una larga bajada en la que intento no embalarme y gastar fuerzas que necesitaré ya se presiente la Casa de Campo, una mujer nos advierte: "cuidado en la Casa de Campo, no os entretengáis que ahí hay mucho peligro", lo que me produce una sonrisa entonces, me viene a la mente en el Km 32, un gran muro para subir, y pienso que el único músculo que tengo tenso ahora son los isquiotibiales, que están para tocar "Romance anónimo".

Antes pase el Km 28, en 01:56 h, el segundo tercio de la carrera, también lo aguanté bien, y tras la dureza de estos kilómetros, suave descanso.

Kms, 33, 34, 35, el viento entra de costado, la temperatura vuelve a bajar, por un momento se me nubla la vista, puede ser por el medio gel de glucosa que tomé, se avecina lo más duro, los 7 km finales de subida, lo que hace especial y diferente esta carrera de las otras.

Al cruzar el Km 35, digo en voz alta: "!para esto hemos venido¡", y "para esto hemos entrenado" pienso, la carretera se vuelve a empinar y de qué forma, a mi alrededor la gente se viene abajo, se le acaban las pilas, cogemos rumbo al larguísimo paseo de Las Acacias, miro el suelo, no se ve el final de la cuesta y no quiero verlo, llegamos a Atocha Km 39,los ojos de Dalí, fuera de sus órbitas, nos observan desde el Museo Reina Sofía, llevo un registro excelente, pero sé que queda la última trampa del recorrido, la cuesta de Alfonso XIII bordeando el Retiro, se huele la meta está al otro lado de la valla, ...tan lejos y tan cerca..., de nuevo un durísimo repecho, literalmente pego la vista al suelo, alrededor alaridos, gemidos, estertores, los corredores se retuercen en la rampa los más se abren de patas, muchos se paran, ante tamaño castigo a estas alturas, acaba la cuesta, Km 40... alzo la vista,,,"¡ Ahí está , ahí está, la Puerta de Alcalá!", saco el Víctor Manuel que llevo dentro, pero no estoy para cantar, sino para sufrir, sé que mi tiempo puede ser excelente, pero tengo que mantener el ritmo, mi zancada ya es agónica...descompasada...no hay ningún glamour ni técnica , sólo hay arrestos, me noto desencajado por el esfuerzo quiero pero....no puedo ...¡ qué coño!... ¡sí que puedo!.. un poco más.. "siempre se puede un poco más", paso el km 41, el gentío me lleva en volandas, y entro en el Parque del Buen Retiro, ahora se escucha la Meta, se ve la Meta, 500 metros de bajada, la emoción me embarga, las piernas están vacías, creo que no podré llegar, temo caerme antes...... pero sí, un arco ,dos arcos , tres arcos, Meta, 2:58:41 h... increíble baje mi record en casi 8 minutos , no me lo puedo creer, la emoción me embarga, mi ojos se desbordan, no estaba deshidratado ...un manantial recorre mis mejillas, todo el esfuerzo de tantos meses, más de 1.200 km de entreno, muchas horas, de lluvia, viento, virus y preocupaciones han tenido recompensa.

Ahora sólo queda recuperarse y pensar en el próximo reto, pero sobretodo a seguir disfrutando tanto del camino como de la Meta "corremos para vivir, seguiremos corriendo, seguiremos viviendo", en homenaje a las víctimas del maratón de Boston.

VICTOR M. BERNAL NUÑEZ

Clasificación y fotos de llegada:






Victor-Maraton Madrid 2013.jpg

> Volver al listado de salidas

 
Gimnasio Judo-Tao - C/Ave María nº 7-9 - 08950 Esplugues de Ll.     Tel: 93 372 16 02     e-mail: judotao@judotao.com     ©2007